Estudio UC concluye segregar plásticos biodegradables en puntos limpios

Un equipo de investigadores de Ingeniería Química y Bioprocesos de la Universidad Católica (UC) dio a conocer un estudio sobre normativas y técnicas respecto a los plásticos de un solo uso en Chile, que entrega una serie de recomendaciones para mejorar la gestión ambiental de este tipo de residuos.

La investigación, realizada en conjunto con especialistas en sustentabilidad de Regenerativa, analizó el impacto ambiental y económico de los plásticos convencionales, así como la integración gradual de los bioplásticos y los problemas de gestión de este tipo de residuos en los puntos limpios del país.

“Los bioplásticos son una prometedora alternativa para reemplazar a los plásticos convencionales, debido a las oportunidades de disminuir los impactos ambientales a lo largo del ciclo de vida por su origen basado en biomasa”, destacó César Sáez, académico de Ingeniería UC y quien lideró el estudio.

El investigador precisó a su vez la relevancia de que además cumplan con las condiciones para ser biodegradables, compostables y, al mismo tiempo, gestionados en instalaciones preparadas para su valorización como materia orgánica.

“Si bien hay ciertas barreras asociadas a la gestión de este tipo de residuos, como poca infraestructura de compostaje industrial y bajo conocimiento sobre los materiales biodegradables, es importante no seguir mezclándolos con los plásticos convencionales en los puntos limpios”, señaló el ingeniero.

Agregó que en la actualidad existe una tasa muy baja de recuperación de los plásticos biodegradables, que dificulta asegurar su revalorización. Además, dijo, si estos residuos llegan a los rellenos sanitarios, los impactos ambientales por descomposición van a ser similares a otros residuos orgánicos.

“El uso de bioplásticos compostables puede ser totalmente compatible con las obligaciones de recuperación y valorizacion que exige el sistema de Responsabilidad Extendida del Productor (REP)”, añadió el académico de Ingeniería UC.

De acuerdo al análisis, lo anterior permitiría gestionarlos de igual manera que el resto de los envases y embalajes hechos de otros materiales. Esto reafirma la idea de tener contenedores especiales para plásticos biodegradables, que puedan ser valorizados en el sistema de compostaje industrial.

Entre las recomendaciones para mejorar la gestión ambiental de este tipo de residuos, el estudio también propone certificar e indicar que sean biodegradables y compostables, para asegurar estándares de calidad mínimos y evitar confusiones que desorienten a los usuarios que reciclan.

A nivel local, los investigadores esperan que los materiales 100% biodegradables y reciclables comiencen a abarcar el mercado de los envases y embalajes. Su composición permitirá gestionarlos con facilidad en mezclas de diversos bioplásticos, bajo el actual marco legislativo.

La producción global de bioplásticos alcanza un promedio de dos millones de toneladas anuales. Según cifras de la European Bioplastics, se estima un crecimiento de un 20% para el año 2023, llegando a unos 2,5 millones de toneladas anuales.

La gran mayoría de bioplásticos se están empleando en la industria de los envases y embalajes. En el caso de los alimentos, estos ofrecen protección contra la humedad y la suciedad, ayudando a proporcionar higiene y una apariencia atractiva de los productos.



Categories: Medio Ambiente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contáctate con nosotros

Edificio Fundadores, Badajoz Nº 45, piso 10, Las Condes, Santiago

Mesa central: 56 - 2 - 23391000
Suscripciones: 56 - 2 - 23391048

Síguenos en Facebook

x