Cuatro lugares del mundo que se están deshaciendo de su basura

La ciudad de Nueva York tenía hasta no hace mucho tiempo un relleno sanitario que se podía ver desde el espacio. Ahora, tienen una meta por cumplir de convertirse en una ciudad “cero residuos” en los próximos 15 años.

Ser una ciudad “cero residuos” se ha adoptado como objetivo en muchas partes del mundo. La idea es disminuir al máximo la basura, puesto que eliminar el 100% de ella es una meta casi imposible. Se puede reducir hasta el 90% de los vertederos de residuos, pero el 10% restante requiere de un mayor nivel de cambio en las ciudades, como crear más industrias que diseñen sus productos de tal manera que no generen residuos.

A pesar de lo anterior, hay algunos lugares del mundo que se han convertido líderes en este movimiento. A continuación, conozca los cuatro lugares del mundo que se están deshaciendo de su basura:

  • San Francisco

Greenbiz_SanFrancisco

Esta ciudad planteó el año 2002 ser “cero residuos” para el 2020, por lo que se espera que se convierta en la primera en acercarse a este objetivo. De acuerdo al periódico “The Guardian”, San Francisco ha tenido “una gran determinación política” para conseguir su meta. Desde la aprobación de leyes impopulares (como la prohibición del uso de bolsas plásticas y hacer del compostaje algo obligatorio), hasta conseguir que restaurantes, hoteles y la industria de la construcción trabajen en pos de esta meta.

Hoy, cerca de 850 mil habitantes y unas 56 mil empresas se han sumado de manera activa a la causa, lo que ha conseguido disminuir en un 80% sus residuos. La ciudad cree que todavía se puede llegar al 90%, pero el 10% requerirá de leyes estatales o nacionales que incentiven a los fabricantes de productos para que se sumen a la causa.

 

  • Suecia (y cada ciudad de ella)

Suecia

Suecia y todas sus ciudades tienen un enfoque ligeramente distinto a ser “cero residuos”. Este país quema unos 2 millones de toneladas de basura al año en plantas de conversión de residuos en energía. Este sistema les permite sustituir una cantidad no despreciable de combustibles fósiles del país y reduce drásticamente el vertido de residuos.

Esto, sin embargo, ha causado un problema: El ser tan eficientes en el reciclaje y la reducción de residuos, los ha llevado a no tener basura. Por ello, se han visto en la obligación de importar cerca de 800.000 toneladas de basura al año para alimentar sus plantas de incineración y así generar energía limpia. De acuerdo a lo señalado por el Huffington Post, el éxito de Suecia tiene que ver con la cultura que adoptaron los habitantes en 1970 y que tomó varias décadas en dar sus frutos.

 

  • Buenos Aires

Buenos_Aires-obelisco

La ciudad trasandina estableció un objetivo en 2005 para llegar a ser una ciudad “cero residuos” en 2020. De esta manera, se prohibió el vertido de residuos reciclables y compostables. Sin embargo, el rápido crecimiento de la ciudad ha llevado a que el objetivo sea cada día más difícil de cumplir.

Quienes se preocupan de sacar adelante la meta, son los cartoneros o recicladores, que todas las noches recorren la ciudad retirando los materiales reciclables de la basura de las calles. Pese a los avances de estos trabajadores, la ciudad tiene mucho camino por recorrer antes de poder cumplir su objetivo.

 

  • Capannori

Capannori-Imc

Esta pequeña ciudad de Europa se puso como meta deshacerse de sus residuos hace muchos años. Todo comenzó en 1997 cuando un grupo de activistas locales derrotó la propuesta de levantar una planta de incineración y propuso crear un impuesto de residuos que recompense a los vecinos que reduzcan su basura no reciclable. Para hacer efectivo el sistema, la ciudad entregó a sus residentes bolsas de basura con códigos para rastrear la producción de residuos de los hogares. Éste fue sólo el comienzo de un proceso de educación que ha visto la reducción de casi un 40% en la cantidad de residuos generados por persona entre 2004 y 2012. Incluso, debido a los materiales reciclables que vende la ciudad, su programa de basura cero es financieramente autosuficiente e incluso genera dinero para la ciudad.

Al igual que San Francisco, Capannori se está acercando a su meta de ser “cero residuos”, pero para cumplirla en un 100%, hará falta tomar medidas a nivel nacional que permitan que las empresas e industrias se sumen a la causa.

Revise el artículo completo en Fast Company.



Categories: Ciudad

Tags: , , , ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contáctate con nosotros

Edificio Fundadores, Badajoz Nº 45, piso 10, Las Condes, Santiago

Mesa central: 56 - 2 - 23391000
Suscripciones: 56 - 2 - 23391048

Síguenos en Facebook

x